juan-sebastian-peralta
Juan Sebastián Peralta

La tentación de vender el alma para alcanzar los deseos. ¿A quién le venderías la tuya? ¿Vale la pena? Esas son las preguntas que plantea Juan Sebastián Peralta, director de Urfaust, que se estrenó este fin de semana (el 2 de marzo) en el Teatro Victoria. Teatral conversó con el joven director antes de la presentación de esta obra, que cuenta con el apoyo del Instituto Goethe y fue uno de los proyectos seleccionados por Montevideo Ciudad Teatral.

¿Cómo definirías Urfaust?

Urfaust (El Protofausto) es una de las primeras obras teatrales de Johann Wolfgang von Goethe. Escrita entre 1772 y 1775, en paralelo a la escritura de Las desventuras del joven Werther y al surgimiento y desarrollo del Sturm und Drang (movimiento literario desarrollado en la segunda mitad del siglo XVIII en Alemania al que el autor de la obra perteneció). Urfaust nos habla del vacío existencial que podemos experimentar los seres humanos por más que seamos exitosos, tengamos dinero, trabajo o fama. Habla de esa insatisfacción subyacente y de los riesgos que tomamos al pretender eliminarla, del peligro de eliminarla. Por eso es fundamental representar una obra como esta en nuestra sociedad hoy, una sociedad embelesada por el canto de las sirenas del mercado, de la productividad, de la riqueza, el poder y el sexo. Poner en escena hoy Urfaust es permitirnos la posibilidad de mirarnos en el espejo e indagar en nosotros mismos, personal y colectivamente, y analizar nuestros pactos cotidianos para conseguir lo que queremos. Examinar nuestros deseos y fantasías, nuestras formas de vivir el amor. A su vez, es una obra que nunca fue representada en Montevideo. En 1999, a instancias del Instituto Goethe, el director alemán Werner Eggenhofer realizó un semimontaje de esta obra con algunos actores, basándose en la versión de Bertolt Brecht de 1953. Si bien hemos considerado el trabajo de Brecht un hito ineludible, la versión que presentaremos en Montevideo está basada en la traducción del texto íntegro.

¿Qué expectativas tenés con la obra?

Siempre me interesa mucho la reacción del público. Deseo ver qué les pasa, qué sintieron, cuáles fueron las experiencias que tuvieron. En definitiva el teatro para mí es esto, un diálogo mediado y un poco diferido con el público. Un diálogo entre la obra, el elenco que la pone en escena y el público que asiste a ella. Ellos son los destinatarios de nuestro trabajo, y son los que le dan sentido. Es para aquellos que nos acompañen en la sala para quienes estamos trabajando, por lo tanto me interesa mucho saber y ver qué les pasará. Imagino que a algunas personas les resultará un espectáculo interesante y a otras no, y eso es parte del juego. No me interesa, y no creo que sea posible hacer un teatro que les llegue o interese a todos. Es como una relación de amistad, hay ciertas resonancias que nos vinculan con algunas personas y con otras no las hay.

¿Cómo será la puesta en escena?

Urfaust es una obra teatral de un ritmo vertiginoso y una estructura fragmentada, que permite realizar una puesta contemporánea, dinámica y basada en la calidad escénica y actoral. La puesta en escena está configurada sobre el trabajo del actor, es decir, sobre la configuración de los estados. A la vez en cuanto a los códigos de interpretación, la independencia de las escenas nos permite abordarlas desde claves diferentes, es decir, algunas de ellas desde una perspectiva más realista, otras desde una clave más expresionista. Ha sido un interés de mi parte indagar sobre en qué consiste una clave expresionista hoy, a la vez de qué es y cuál es el lugar de lo trágico en el teatro montevideano contemporáneo. A la vez, la obra, se desarrolla en un espacio escénico amplio y minimalista, que permite la polivalencia. Y donde la iluminación es la gran protagonista en cuanto a la definición de climas, espacios y momentos. La puesta rescata el vértigo, la aventura, el deseo, el engaño, el amor, la traición, la crueldad, la hipocresía y el dolor presentes en la obra y sus personajes; lo que la vuelve una tragedia contemporánea que nos sigue hablando de nosotros mismos.

Urfaust se estrenó el 2 de marzo en el Teatro Victoria. Durante este mes las funciones serán sábados y domingos en horario central, y en abril se sumarán los viernes. Hasta el 14 de abril estará en el Victoria, y cerrará este primer ciclo del 18 al 21 de ese mes en la Sala Zavala Muniz del Teatro Solís.

Daniel Tapia